Data Diary: The dilemma for Guatemalan community-based organizations working on gender equality

[Ver abajo la versión en español]


Through our gender financing project, we are engaging with different gender-related data to track spending towards gender equality. Our Data Diaries series asks development experts why gender-related data matters to their work, how they engage with this data, and what improvements they would like to see to make this data more transparent.


This second Data Diary is by Gabriela Muñoz, Consultant for the Gender Financing Project. In this blog, Gabriela shares her experiences, and those documented in the interviews for the Project, on the risks transparency brings for Guatemalan community-based organizations that promote gender equality.


Guatemalan CBOs & gender equality


Every day, community-based organizations (CBOs) and women's movements work to create more equitable countries. Some of the efforts they carry out tackle issues like violence, sexual and reproductive health, and women's labor rights.


In the case of Guatemala, my country, CBOs are linked to different mechanisms and public policies to promote gender equality, such as the National Policy for the Promotion and Integral Development of Women, the National Plan for the Prevention and Eradication of Violence Against Women and the National Plan for the Prevention of Teenage Pregnancy. In fact, CBOs participated in the formulation of these human development tools. On the road to a more equitable and fairer world, their work counts. However, while movements in Guatemala are growing and reaching new sectors, I’ve seen they are met with resistance.


Mariposa: a Fictional NGO Facing Real Challenges


Let’s imagine a CBO dedicated to educating girls and adolescents on sexual and reproductive health. Like many of the CBOs I speak with, it is small, with around 5 employees carrying out fundraising, programmatic and administrative work. They are usually made up of local women in remote communities without access to basic services.


To finance their activities, Mariposa registered as a Non-Governmental Organization (NGO). As a result, they can receive donations from public, bilateral, multilateral and private agencies.


At the same time, registering as an NGO means Mariposa is now required to undertake several efforts to ensure transparency around their work. This link (Spanish) lists all the laws related to NGO legislation, including Decree 57-2008 on the reporting of the public spending they receive. This decree requires all organizations that use state-owned funds to provide monetary and programmatic information on that financing. In the case of Mariposa, these reports may include a detailed list of beneficiaries, a list of employees associated with said financing, and the publication of updated account statements on a web page. In my experience, without having clear disaggregated data like this, it is difficult to understand the gender work landscape in Guatemala.


Mariposa agrees that it is important to share and publish what it does, as do many of the organizations I’ve talked to. Better data can help improve knowledge around progress towards gender equity. With a more complete picture, organizations, donors and the Guatemalan government could prioritize the sectors of the population that need it most and make a better investment of their financial and human resources. Transparency also allows for greater trust in organizations, by publishing the results of their activities. However, the very thing that allows Mariposa to sustain and build confidence in their work could put them at risk.


The work of some CBOs challenge Guatemala’s status quo. In this historically conservative country, promoting gender equality is met with opposition, including defamation, harassment, or even legal intimidation. In its 2019 annual report, the Unit for the Protection of Human Rights Defenders of Guatemala (UDEFEGUA) registered 494 attacks on activists from various backgrounds, including feminist movements and women's groups like Mariposa. This in no way means that the accountability of the organizations receiving funds disappears, but it does complicate what it means to be transparent in the Guatemalan context.


Mariposa must constantly calculate the risks and benefits that a funding source can bring together with its form of accountability. In the past, it has faced defamation and direct threats from local and national groups who oppose their work with girls’ education. As a result, the organization must make decisions about the quantity and quality of the information that they can make public without exposing data that could damage or weaken their mission. How detailed can information be? How much of its financing can be published? Could the exposure of certain information harm the integrity of their collaborators?


In the end, Mariposa determined that it can operate more safely and safeguard its beneficiaries when funders shield their identities in reports and public communications. With the current legislation, this precludes them from accepting public financing, which would provide long-term financial sustainability. Even with these protective measures, Mariposa has seen detailed lists of its monetary records exposed without their consent, making them vulnerable to extortion or attacks. In fact, this has happened to 115 organizations in Guatemala this year alone, including some that shared their experiences with me. This is an ongoing battle. In the future, things might become more difficult if a reform of the controversial Decree 4-2020 were to be approved.


Balancing the Pursuit of Gender Equality and Transparency


Balancing transparency and safety is especially a concern to organizations that aim to address Guatemala’s patriarchal issues, focusing on subjects where gender, ethnicity and class intersect. The dilemmas exposed by this fictional example must be addressed for us to have relevant and effective gender equality work in reality.


Transparency should be a means to improve gender equality, not the end goal that brings us further away from achieving SDG 5. A successful accountability strategy is sensitive to the work of CBOs and the people they aim to help, particularly vulnerable populations. The question now is: how can transparency legislation and guidelines take into account the possibility of abuse of public information and bring us closer to achieving our gender equality commitments?


The Gender Financing Project is in partnership with Publish What You Fund, and receives support from Plan International USA and Save the Children USA.

Data Diary: Gabriela Muñoz explica el dilema que plantea la transparencia a las organizaciones comunitarias que trabajan por la igualdad de género en Guatemala


A través de nuestro Proyecto sobre Financiación para Temas de Género (Gender Financing Project), analizamos distintos datos relacionados con el sector para realizar un seguimiento de los gastos destinados a fomentar la igualdad de género. En nuestra serie “Data Diaries” (Bitácoras de datos), preguntamos a expertos en desarrollo por qué los datos relacionados con el género son importantes para el trabajo que realizan, cómo manejan estos datos y qué mejoras creen que deberían efectuarse para que sean más transparentes.


Esta segunda edición de “Data Diary” fue preparada por Gabriela Muñoz, consultora del Proyecto sobre Financiación para Temas de Género. En este blog, Gabriela comparte sus experiencias y otras vivencias documentadas en las entrevistas para el Proyecto con respecto al riesgo que la transparencia implica para las organizaciones comunitarias guatemaltecas que promueven la igualdad de género.


Organizaciones comunitarias guatemaltecas e igualdad de género


Cada día, las organizaciones comunitarias y los movimientos de mujeres trabajan para generar mayor equidad en sus países. Algunas de las iniciativas que impulsan abordan cuestiones como violencia, salud sexual y reproductiva y derechos laborales de las mujeres.


En el caso de mi país, Guatemala, las organizaciones comunitarias están vinculadas con distintos mecanismos y políticas públicas que fomentan la igualdad de género, como la Política Nacional de Promoción y Desarrollo Integral de las Mujeres, el Plan Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y el Plan Nacional de Prevención de Embarazos en Adolescentes. De hecho, varias organizaciones comunitarias participaron en la formulación de estas herramientas de desarrollo humano. Su trabajo contribuye de manera significativa a la búsqueda de un mundo más equitativo y justo. Sin embargo, aunque en Guatemala los movimientos están creciendo y llegan a nuevos espacios, he observado que hay resistencia al trabajo que realizan.


Mariposa: una ONG ficticia que enfrenta problemas reales


Imaginemos una organización comunitaria que se dedica a enseñar sobre salud sexual y reproductiva a niñas y adolescentes. Al igual que muchas organizaciones comunitarias con las que hablo, se trata de una organización pequeña, con poco más de cinco empleados que realizan tareas programáticas y administrativas, y también se ocupan de recaudar fondos. En general, están integradas por mujeres que residen en comunidades remotas, sin acceso a servicios básicos.


Para financiar sus actividades, Mariposa se inscribió como una organización no gubernamental (ONG). Como resultado de eso, pueden recibir donaciones de organismos públicos, bilaterales, multilaterales y privados.


A su vez, debido a la inscripción como ONG, ahora Mariposa está obligada a poner en práctica distintas acciones para asegurar la transparencia del trabajo que lleva adelante. En este enlace (en español) se enumeran todas las leyes relacionadas con las ONG, incluido el Decreto 57-2008 sobre la comunicación de los fondos públicos que reciben. Este decreto exige que todas las organizaciones que usan fondos estatales brinden información económica y programática sobre esa financiación. En el caso de Mariposa, estos informes pueden incluir una lista detallada de beneficiarias, los nombres de las empleadas vinculadas con esos fondos y la publicación de estados financieros actualizados en una página web. En mi experiencia, si no se cuenta con este tipo de datos claros y desglosados, es difícil entender el panorama del trabajo de género en Guatemala.


Mariposa coincide con que es importante compartir y publicar lo que hace, y eso mismo creen la mayoría de las organizaciones con las que dialogué. Contar con más datos puede contribuir a que se sepa más sobre los avances logrados en materia de equidad de género. Con un panorama más completo, las organizaciones, los donantes y el gobierno guatemalteco podrían asignar prioridad a los sectores de la población que más lo necesitan e invertir con mayor eficacia sus recursos económicos y humanos. La transparencia también posibilita una mayor confianza en las organizaciones, al dar publicidad a los resultados de sus actividades. No obstante, el mismo factor que le permite a Mariposa generar y mantener la confianza en su trabajo también podría exponer a la organización a determinados riesgos.


El trabajo que realizan algunas organizaciones comunitarias en Guatemala cuestiona al statu quo en el país. En este país de larga tradición conservadora, promover la igualdad de género despierta una fuerte oposición, que puede incluir actos de difamación, hostigamiento o, incluso, intimidación. En su informe anual de 2019, la Unidad de Protección a defensoras y defensores de Derechos Humanos de Guatemala (UDEFEGUA) registró 494 ataques contra activistas de distinta trayectoria, incluso contra movimientos feministas y organizaciones de mujeres, como Mariposa. Esto no implica en absoluto eximir de rendición de cuentas a las organizaciones que reciben fondos, pero sí complejiza las implicaciones de actuar con transparencia en el contexto guatemalteco.


Mariposa debe ponderar continuamente los riesgos y beneficios que puede conllevar una fuente de financiación, así como la forma de rendición de cuentas que establece. Anteriormente, la organización ha sido blanco de acciones difamatorias y amenazas directas por parte de grupos locales y nacionales que se oponen a su labor de educación dirigida a las niñas. Debido a esto, la organización debe tomar decisiones con respecto a la cantidad y la calidad de la información que puede difundir sin exponer datos que podrían perjudicar o debilitar su misión. ¿Cuán detallada puede ser la información? ¿Qué proporción del financiamiento que recibe puede publicarse? ¿Es posible que la exposición de algunos datos ponga en riesgo la integridad de sus colaboradores?


Finalmente, Mariposa determinó que puede funcionar con mayor seguridad y garantías para sus beneficiarias cuando las fuentes de financiación toman medidas para resguardar sus identidades en los informes y las comunicaciones públicas. Como resultado de la legislación vigente, esto les impide aceptar fondos públicos, que le darían continuidad financiera en el largo plazo. Incluso con estas medidas de protección, en el pasado se han publicado listas de registros financieros de Mariposa sin haber obtenido antes su consentimiento, y esto hizo a la organización más vulnerable a extorsiones o ataques. De hecho, eso les ocurrió a 115 organizaciones en Guatemala tan solo en lo que va de este año, incluidas algunas que me transmitieron sus experiencias. Esta es una pugna que sigue abierta. En el futuro, es probable que la situación se torne más compleja si se aprueba el controversial proyecto de reforma al Decreto 4-2020.


Encontrar un equilibrio entre la búsqueda de igualdad de género y de transparencia


Buscar el justo equilibrio entre transparencia y seguridad es una consideración particularmente importante para las organizaciones que se proponen abordar problemas patriarcales en Guatemala y tratan temas en los que convergen cuestiones de género, origen étnico y clase. Los dilemas que este ejemplo ficticio pone de manifiesto deben encararse para que podamos desarrollar un trabajo sobre igualdad de género relevante y eficaz en el contexto real.


La transparencia debe ser un medio que contribuya a mejorar la igualdad de género, y no un fin en sí mismo, que nos aleje incluso más de la posibilidad de lograr el ODS 5. Una estrategia exitosa en materia de rendición de cuentas debe considerar el trabajo de las organizaciones comunitarias y las personas a las que pretenden ayudar, sobre todo las poblaciones vulnerables. El interrogante ahora es el siguiente: ¿cómo podrían las leyes y directrices sobre transparencia prever la posibilidad de que se haga un uso abusivo de la información pública y favorecer que alcancemos nuestros compromisos sobre equidad de género?


El Proyecto sobre Financiación para Temas de Género está en associación con Publish What You Fund, y recibe apoyo de Plan International USA y Save the Children USA.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Friends of Publish

What You Fund

 

We support Publish What

You Fund.  Follow them on:

 

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • LinkedIn Social Icon
  • Vimeo Social Icon

© 2016 by Friends of Publish What You Fund